La lira de Orfeo: el pez dorado, el buzo y el primer retardo