El equinoccio y don Benito Juárez, una mirada desde Querétaro