Emily Dickinson y la contemplación del abismo